Existe una curiosa tumba en el cementerio de Evergreen, en la zona de río, al oeste de New Haven, Vermont, Estados Unidos. Es un pequeño montículo de hierba con una gran losa de hormigón colocada en la parte superior. Este bloque de hormigón tiene una pequeña ventana de vidrio cuadrado de 35 centímetros mirando hacia el cielo. La ventana de vidrio está turbia y tiene gotas de agua colgando en su parte inferior producto de la condensación y no se puede ver mucho del interior. Sin embargo, en 1893, se podría haber observado el interior y ver directamente la cara en descomposición de Timothy Clark Smith.

La tumba de Timoteo Clark Smith. Crédito de la imagen: Geoff Howard / Panoramio

Timothy Clark Smith fue médico, diplomático y un “viajero del mundo”. Habiendo recibido su título de médico en la Universidad de la Ciudad de Nueva York en 1855, se incorporó como cirujano al ejército ruso, donde permaneció hasta 1857. Desde 1861 hasta 1875 Smith fue cónsul de Estados Unidos en Odessa, Rusia, y luego en Galati, Rumania de 1878 a 1883. Antes de convertirse en médico trabajó como profesor y empleado en el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Timothy Clark Smith sufría de un miedo incurable a ser enterrado vivo. Conocido como tapefobia, de la palabra griega taphos, que significa “tumba”, el miedo a ser declarado erróneamente muerto y ser enterrado en una fosa, cuando en realidad se está vivo, algo que no es muy común hoy en día pero en aquellos días, antes del advenimiento de la medicina moderna, el miedo no era completamente irracional. Existe un libro que describe escalofriantes relatos reales de enterrados vivos. A lo largo de la historia ha habido numerosas historias urbanas o leyendas de personas que accidentalmente han sido enterradas vivos. Se han documentado horripilantes casos de personas que tras caer en estado de sopor o coma fueron enterradas vivas y se descubrió años más tarde, al abrir la tumba, encontrando a la desdichada víctima con las uñas arrancadas y el ataúd arañado.

El entierro prematuro” (1854), una pintura del artista belga Antoine Wiertz que representa a una víctima del cólera despertando después de ser colocado en un ataúd.

El filósofo escocés Juan Duns Scoto (1266-1308) fue  enterrado vivo tras uno de sus ataques ocasionales de coma, lo que se interpretó erróneamente como su muerte. Cuando se abrió su tumba años más tarde se encontró el cuerpo fuera del ataúd y las manos y muñecas destrozadas al intentar escapar de la tumba. El 21 de febrero de 1885, The New York Times hizo un relato inquietante sobre un hombre identificado como “Jenkins”, cuyo cuerpo fue encontrado en la parte frontal interior del ataúd, con gran parte de su pelo arrancado. También había marcas visibles de arañazos en todos los lados del interior del ataúd. Otra historia reportada por The Times el 18 de enero de 1886, habla de una chica canadiense llamado “Collins”, cuyo cuerpo fue encontrado con las rodillas dobladas y la mortaja rota.

Aparte de estas ocasionalmente aterradoras noticias, muchos escritores describieron historias sobre enterramientos prematuros para abrumar a sus lectores. Edgar Allan Poe fue especialmente fértil en este campo.

Algunos aquejados de esta fobia comenzaron a utilizar lo que se conoce como un “ataúd de seguridad”. Un ataúd de seguridad está equipado con algún tipo de dispositivo que permite a la persona enterrada comunicarse con el mundo exterior para que se pueda socorrer a esa persona después de su erróneo enterramiento. Se inventaron y patentaron muchos de estos tipos de ataúdes de seguridad durante los siglos XVIII y XIX. La mayoría de los diseños incluyen una cuerda de las que los no-muertos podrían tirar desde el interior del ataúd y tocar una campana o levantar una bandera colocada en el exterior. Otros tenían escaleras, trampillas de evacuación, e incluso suministro de alimentos y agua. Irónicamente, muchos diseños olvidaron de incluir el elemento más esencial: un tubo de respiración para proporcionar aire. Como se puede ver en la página web del Museo de Australia en Sydney  “la mayoría de los modelos tenían suficientes defectos de diseño para sugerir que habría sido poco probable que hubieran funcionado correctamente si se hubieran tenido que utilizar.”

Aunque muchas personas deseaban ser enterrados en un ataúd de seguridad, habían solicitado a sus familiares que sus cuerpos fueran velados durante varios días para comprobar que estaban realmente muertos, George Washington hizo prometer a sus asistentes que no lo enterrarían hasta pasados dos días. Hay muy pocos ejemplos registrados de personas que utilizaran un ataúd de seguridad y ninguno de nadie que se salvara gracias a él.

Fotografía de una cripta construida alrededor de 1890 para proteger contra el entierro prematuro.
Cuando Robert Robinson, un ministro disidente Inglés, murió en Manchester en 1791, se insertó en su ataúd un panel de vidrio y el mausoleo tenía una puerta por la que un vigilante pudiera inspeccionar el cuerpo para asegurarse de que estaba realmente muerto.

El ataúd de Timothy Clark Smith en el cementerio Evergreen era de un diseño similar. Cuando murió el día de Halloween de 1893, fue enterrado en una tumba especialmente preparada que consistía en una ventana de cristal fijo que da directamente a un pozo de cemento de dos metros de profundidad en cuyo extremo se encuentra la cara de Timothy. Además, fue enterrado con una campana en la mano para que pudiera pedir ayuda.

De acuerdo con el registro del  cementerio, hay una segunda habitación dentro de la cripta que alberga la esposa de Timothy. Un conjunto de escaleras conducen a la cripta, coronada por la piedra en la parte frontal del montículo.

La tumba de Timothy Clark Smith es un raro ejemplo de un fenómeno que aún hoy en día persiste. La patente más reciente de un ataúd de seguridad fue presentada en 1995. Este moderno ataúd de seguridad incluye una alarma de emergencia, sistema de intercomunicación, una linterna, un aparato de respiración, y un monitor y estimulador de corazón.

Diseño de un ataúd de seguridad. Crédito de la foto: Road Trippers 


La ventana en la tumba de Timothy Clark Smith. Crédito de la imagen: vermonter.com

Sobre el montículo la tumba de Timothy Clark Smith. Crédito de la imagen: vermonter.com 



Fuentes: Road Trippers / www.findagrave.com / Wikipedia / Wikipedia / Wikipedia / Australian Museum

Recuerda que Husmeando por la Red se encuentra en Facebook, Twitter y Google +.

Descubre muchos más artículos, tan interesante como este, en la página principal de Husmeando por la Red.

Powered by WPeMatico

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)