Un bandolero del salvaje oeste terminó con su piel convertida en un par de zapatos. Esta es su macabra historia.

George Parrott, también conocido como Big Nose George (Nariz Grande George), fue al mismo tiempo un pequeño ganadero y salteador de caminos en el salvaje oeste norteamericano del siglo XIX. Fue conocido por tener una nariz grande, de ahí el apodo.

Nariz grande y su banda disfrutaron de una exitosa carrera,  robando en vagones de mercancías y diligencias. En aquellos días todas las transacciones comerciales se realizaban en efectivo y se trasportaban grandes cantidades de dinero en metálico, especialmente durante los días de pago.
Un día de 1878 la banda de Big Nose decidió probar suerte con un tren de Union Pacific que transportaba las nóminas de sus empleados. Encontraron un tramo solitario del recorrido del tren cerca de Medicine Bow River, en Wyoming, aflojaron algunos rieles y esperaron a que el tren llegara. Sin embargo, un empleado del ferrocarril se dio cuenta de que las vías habían sido manipuladas, reparó el daño y alertó a los representantes de la ley antes de que llegara el tren.
Big Noise George, bandolero convertido en zapatos
Este par de zapatos de aspecto inocuo esconden un macabro secreto. Crédito de la imagen: Scott Burgan / Flickr

Big Nose George y sus hombres huyeron a Rattlesnake Canyon, en la base de Elk Mountain. Dos personas les seguían muy de cerca, el ayudante del sheriff Robert Widdowfield y un detective de la Union Pacific, Tip Vicente. Cuando los agentes llegaron a Rattlesnake Canyon vieron las cenizas de una fogata apresuradamente apagada. Cuando Widdowfield se inclinó para tocar las cenizas y comprobar si era un fuego reciente, desde los arbustos le llegó un disparo que le dio en la cara causándole una muerte instantánea. Vicente trató de huir pero recibió otro disparo que también le causo la muerte.
La Union Pacific inmediatamente ofreció una recompensa de 10.000 dólares por la cabeza de Big Nose George. Más adelante se dobló la cantidad, llegando a 20.000.
George y sus hombres siguieron en libertad durante los siguientes dos años, hasta que Big Noise se emborrachó en un bar de Miles City, Montana, y se jactó de la matanza de Elk Mountain. Fue detenido y llevado de nuevo a Rawlins, donde un tribunal lo encontró culpable y lo condenó a morir en la horca.
Diez días antes del momento previsto para el cumplimiento de la sentencia, el 22 de marzo de 1881, George Parrott intentó fugarse. Con una navaja, serró los remaches de los pesados grilletes que tenía en sus tobillos y con ellos golpeó a su carcelero Robert Rankin en la cabeza. A pesar de estar malherido, Rankin logró avisar a su esposa, Rosa, que cogió la pistola de su marido y consiguió que George Parrott volviera de nuevo a su celda.
Big Noise George, bandolero convertido en zapatos
La única fotografía conocida de “Big Noise” George Parrott
Cuando la noticia del intento de fuga corrió por la ciudad, una turba iracunda irrumpió en la cárcel, sacaron a George Parrott y lo ejecutaron, colgándolo de un poste del telégrafo.
Al no tener familia que reclamara el cadáver, los doctores Thomas y John Maghee Eugene Osborne se hicieron con el cuerpo de Parrott con el fin de estudiar el cerebro del proscrito en busca de pruebas sobre su criminalidad. Los médicos serrararon la parte superior del cráneo del asesino y examinaron el cerebro, pero no encontraron diferencias marcadas entre el cerebro de Big Noise y uno “normal”.

A partir de este momento los experimentos de John Osborne se volvieron muy extraños. Primero hizo una máscara de la cara de George utilizando escayola. Luego quitó la piel de los muslos y el pecho del cadaver y la envió a una fábrica de curtido de pieles de Denver con un conjunto muy específico de instrucciones. La piel incluía los pezones de George y estaba destinada  a convertirse en un par de zapatos y una bolsa de medicamentos. Cuando el Dr. Osborn recibió los zapatos sufrió una gran decepción porque no habían includio los pezones, pero de todos modos se los quedó.

Big Noise George, bandolero convertido en zapatos
El director del Museo del Condado de Carbon, Tiffany Wilson sostiene el especial par de zapatos. Crédito de la imagen: www.travelchannel.com
Lo que quedaba del desmembrado cuerpo de George lo mantenía en un barril de whisky lleno de una solución salina y Osborn continuó con su extraña disección y experimentos durante un año. Finalmente el barril de whisky fue enterrado en el patio trasero de la consulta del doctor Maghee.
Tras este macabro episodio el Dr. Osborne se metió en política y se convirtió en el primer gobernador demócrata de Wyoming, y más tarde fue nombrado Secretario de Estado bajo el presidente Wilson. Se dice que usó los zapatos hechos con la piel de Geroge durante el acto de su toma de posesión del cargo de gobernador en 1893.
La “tapa” del craneo serrado se la regaló a su ayudante de 15 años de edad, Lillian Heath, que más tarde se convirtió en la primera mujer médico de Wyoming. Con los años, se utilizó como cenicero y más tarde como tope de puerta en su oficina.
Pasaron los años y Big Nose George cayó en el olvido hasta que una tarde de mayo de 1950 unos trabajadores de la construcción desenterraron un barril de whisky lleno de huesos durante la excavación de un nuevo edificio. En el interior del barril había un cráneo con la parte superior recortada, una botella de compuesto vegetal, y un par de zapatos.

Un artículo de un periódico local, informa el descubrimiento de los restos de Big Noise George Parrott en 1950 en Rawlins. Crédito de la imagen: Carbon County Museum

Las autoridades locales suponían de quien eran los restos, pero necesitaban que fueran verificados científicamente. Alguien recordó la tapa del cráneo que la doctora Lillian Heath había conservado. Se pusieron en contacto con ella, que contaba con 80 años.  El casquete encajaba perfectamente con el cráneo encontrado en el barril. Décadas más tarde se verificaron los resultados con pruebas de ADN.
Hoy en día los zapatos hechos con la piel de Big Noise George, junto con la parte inferior de su cráneo y su máscara de la muerte, se exhiben permanente en el Museo del Condado de Carbon en Rawlins, Wyoming. El casquete del cráneo está en el Museo de la Unión Pacific en Omaha, Nebraska. La bolsa de medicinas hecha con su piel nunca fue encontrada.
Big Noise George, bandolero convertido en zapatos
El cráneo de Big Nose George. Crédito de la imagen: Scott Burgan / Flickr
Big Noise George, bandolero convertido en zapatos
Recuerda que Husmeando por la Red se encuentra en Facebook, Twitter y Google +.
Descubre muchos más artículos, tan interesante como este, en la página principal de Husmeando por la Red.

Powered by WPeMatico

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
El bandido al que convirtieron en un par de zapatos., 10.0 out of 10 based on 1 rating