Harvey Glatman Murray nació en el Bronx, Nueva York, el 10 de diciembre, 1927 y se crió en Colorado. Desde muy pequeño Harvey ya dejó constancia de su extraño comportamiento. Sus padres lo encontraron en una ocasión con una cuerda atada alrededor de su pene y el otro extremo de la cuerda atada a un cajón, él estaba inclinado hacia atrás con la cuerda tensando su pene. Tan solo tenía cuatro años.

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Los padres de Harvey se alarmaron por el comportamiento de su hijo, pero su indulgente madre, Ofelia, creía que crecería sin problemas y no había que preocuparse, mientras que su padre Albert esperaba que con disciplina pudiera enderezar al niño. Sus padres se enfrentaron a una amarga decepción. Nada ni nadie impedirían que Harvey persiguiera su peculiar forma de encontrar placer.

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

La pubertad es un tiempo confuso y difícil y más aún para un joven cuyas fantasías y deseos no eran el ir de la mano con una chica al café de la esquina o abrazar a una joven con un vestido de fiesta. No es que no pudiera haber hecho estas cosas, seguramente era su sueño más corriente, pero Harvey era extremadamente tímido con las chicas y esta timidez se acentuó aún más por apodos como “comadreja” y “ardilla”, con los que le martirizaban sus colegas. Todo esto contribuyó a que Harvey tuviera una vida sexual basada en fantasías, noches de allanamientos, ropa interior robada, un arma, violación y cuerdas. Se estaba gestando un asesino en serie.

Glatman cometió sus primeros crímenes sexuales en la adolescencia. Invadió los apartamentos de varias mujeres, robó ropa interior y realizó tocamientos pero no violaciones e incluso fotografío a sus víctimas a la fuerza. En 1945, fue detenido y acusado de intento de robo. Mientras se encontraba en espera de juicio en libertad bajo fianza, secuestró y abusó de otra mujer, fue condenado a ocho meses de cárcel.

Glatman ideó la forma perfecta de encontrar a sus víctimas sin tener que ir a buscarlas. Publicó en la prensa anuncios solicitando los servicios de modelos para sesiones fotográficas. Las modelos debían ser jóvenes y sin experiencia, con lo que evitaba a las modelos profesionales y por tanto una desmesurada oferta.

Primera víctima.

Judy Ann Dull, de 19 años, era una modelo que publicó un anuncio en la prensa anunciándose como modelo fotográfica. Judy compartía un apartamento en West Hollywood con otras dos modelos pin-up, Betty Carver (18) y Lynn Lykles (22) y cuando un hombre de gafas brillantes llamó a la puerta preguntando por Judy ninguna de las mujeres se sintió amenazada por él, Incluso dejó a sus compañeras de piso su número de teléfono y un nombre, pero falso.

El 2 de agosto de 1957 Johnny, su nombre falso, trasladó a Judy a un apartado apartamento, allí la hizo posar con poca ropa y atada con cuerdas, con la excusa de que eran para la portada de una revista de detectives. Su mentalidad le decía que si una mujer estaba dispuesta a posar ante un desconocido de esa manera entonces merecía ser violada. Tras la violación, para evitar que lo delatase, la estranguló.

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Pasado un tiempo prudencial Judy no volvía de la sesión de fotos, así que su compañera Betty llamó al teléfono que Johnny había dejado, pero el número no correspondía a un estudio fotográfico como él decía, era un taller mecánico y nadie había oído hablar de un tal Johnny Glinn. Betty Lynn y llamó a la policía.

El alguacil del condado de Los Ángeles emitió un boletín de emergencia con todas las características de Glinn.

El cuerpo de Judy Ann Dull fue encontrado a unos 160 metros de distancia de una carretera, a cuatro kilómetros y medio al oeste de Indio, en medio del desierto. La cuerda utilizada para estrangularla y atarla se la había llevado su asesino. La usaría de nuevo. La tumba no había sido lo suficientemente profunda como para disuadir a los animales del desierto que sacaron y esparcieron los restos de Judy. Sus huesos serían descubiertos en diciembre, pero no pudieron ser identificados hasta unos meses más tarde.

Segunda víctima.

Unos meses después de la violación y asesinato de su primera víctima Harvey Glatman se inscribió en un club de corazones solitarios, otra cómoda forma de encontrar víctimas. Inició una relación con Shirley Ann Bridgeford, de 24 años de edad. En marzo de 1958 concertó su primera cita con Harvey, que se había inscrito en el club con un nombre falso. A punta de pistola la violó en el coche. La maniató y la trasladó al desierto, donde la volvió violar sobre una sábana, haciéndole fotos antes y después de la violación. La estranguló y la volvió a fotografiar, abandonado el cadáver en el desierto cubierto de matorrales.

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Tercera víctima.

Su tercera víctima la encontró gracias a un anuncio en un periódico en el que la muchacha se ofrecía a posar desnuda. Ruth Mercado, de 24 años. El 23 de julio de 1958 acudió a su casa y repitió el modus operandi ya descrito: la violó a punta de pistola, la ató y amordazó y la llevó al desierto. En la misma sabana utilizada anteriormente con Ruth la tumbó y la fotografió. Tras la sesión fotográfica volvió a violarla y posteriormente la estranguló.

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

La que pudo ser la cuarta víctima.

Lorraine Vigil era una atractiva secretaria que estaba cansada de su trabajo y quería dedicarse a ser modelo profesional por lo que le pidió ayuda a una amiga, también modelo, para que la pusiera en contacto con algún fotógrafo de moda. El 27 de Octubre Lorraine recibió una llamada de su amiga diciéndole que había un fotógrafo, un tal Frank Johnson que estaba interesado en hacer una sesión con ella, pero le advirtió que era un tipo un poco raro, que había hecho con él una sesión y la miraba de forma lasciva.

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Llegado el día de la cita Lorraine montó en el coche con Frank y se dirigieron al estudio fotográfico pero enseguida Lorraine se dio cuenta de que ese no era el camino correcto. Frank le dijo que había pensado ir a otro estudio. Lorraine estaba cada vez más nerviosa. Frank paró el coche en un lugar apartado con la excusa de que parecía que había pinchado una rueda. Sacó la cuerda y una pistola y amenazó a Lorraine, ésta le dijo que por favor no la atara, que haría todo lo que le pidiera. En ese momento pasaba por allí un motorista y Lorraine saltó del coche. Frank la persiguió y le disparó en una pierna. Aterrada, Lorraine se abalanzó sobre Frank y le arrebató la pistola. El motorista que había visto era un oficial de policía fuera de servicio y tuvo que convencer a Lorraine para que no le volara la cabeza a Frank.

Harvey Glatman fue detenido y poco a poco se fueron esclarenciendo los crímenes. En su casa se encontraron cientos de fotografías de decenas de mujeres atadas o con poses explícitamente sexuales.

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Harvey Glatman, el asesino que fotografiaba a sus víctimas

Esa misma noche acompañó a la policía al desierto al lugar donde había enterrado y abandonado a sus víctimas.

Fue condenado a morir en la cámara de gas y la sentencia se cumplió el 18 de Septiembre de 1959.

Recuerda que Husmeando por la Red se encuentra en Facebook, Twitter y Google +.

Descubre muchos más artículos, tan interesante como este, en la página principal de Husmeando por la Red.

Powered by WPeMatico

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)