A Cinthia Aideé Chavira, manifestante.Aun cuando al general Francisco Villa le gustaba Parral “hasta para morir”, se hizo construir en la capital del Estado de Chihuahua, cuando fue gobernador provisional en 1914, su cripta. Un auténtico mausoleo de proporciones grandes, materiales finos y elegantes, acabados artísticos que contrasta con la biografía y causa del hombre que encabezó a la División del Norte, y por la que la Revolución de 1910 fue victoriosa. La cripta es subterránea y cuenta con una capilla exterior. Aunque suntuoso y suntuario para quien estaba destinado, es de una belleza singular y nada le pide a las criptas del Panteón de la Recoleta en Buenos Aires, donde descansa Doña Eva Perón, a la que este chihuahuense que escribe le llevó una flor.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)